lunes, enero 15, 2007

Este verano, vive la aventura !
Aunque con retraso, publico este artículo que escribí para la revista fundación estadio de Vitoria en verano del 2006

Pronto llegará el momento mas esperado por todos, la llegada de las vacaciones y el final del curso. Es tiempo de darnos un merecido descanso tras un periodo tan intenso. Sin embargo casi la mitad de la juventud actual lo confunde con la inactividad mas absoluta, no realizando actividades físicas o recreativas durante el periodo estival, y además la mayoría de familias no comparte ninguna actividad física con sus hijos, con los riesgos que todo ello conlleva (malos hábitos de salud y de ocio) y ser un factor determinante de la obesidad y el sobrepeso.

Por eso te proponemos un uso activo de tu tiempo libre, y para moverse, nada mejor que tener un motivo. Vive la aventura.

Viajar nos permite salir del estrés y de la rutina diaria pero cada vez mas las vacaciones de verano son sinónimo de atascos kilométricos, muertos en accidentes de tráfico y hacinamiento en las playas. Fomenta la masificación urbanística en las costas y el despilfarro de combustibles fósiles e hídricos.

El ecoturismo es la alternativa al turismo de masas, impulsando la conservación ambiental y el desarrollo sostenible, lo que permite mantener los entornos naturales y los pueblos con vida. Estamos en contra del turismo aventura comercial y de consumo rápido, de alto impacto ambiental y de escasa implicación afectiva con el medio.

La “naturomotricidad”, permite utilizar nuestro cuerpo y su energía para desplazarnos por diferentes entornos naturales, es el más ecológico, duradero y barato recurso energético. Las actividades estarán adaptadas a nuestra edad y capacidades físicas y tienen en común un alto componente aeróbico y tonificante al realizarse en plena naturaleza, aumentando la oxigenación, lo cual permitirá mejorar nuestra forma física y retrasar significativamente el envejecimiento y oxidación de nuestro cuerpo. Todos pueden participar, desde jóvenes acompañados de sus familias, a grupos de amigos, parejas, émulos de Marco polo o auténticos Iron Man.

Utilizaremos medios de transportes ecológicos, saludables, populares y económicos que usamos habitualmente en nuestra vida diaria, como la marcha, andando, podemos llegar a cualquier rincón y disfrutar placidamente del recorrido. Con una bicicleta de montaña y un par de alforjas podemos trasladar mas carga y también desplazarnos más rápido y más lejos. Si viajas acompañado, puedes probar el tandem, es toda una experiencia. Las piraguas hinchables constituyen otra opción interesante, permiten surcar ríos y pantanos, y llegar a lugares inexplorados.

Muchos jóvenes no disponen de medios económicos, alojamiento o posibilidades de pagar un viaje organizado durante sus vacaciones, sin embargo existe en el mercado una amplia gama de económicas y ligeras opciones para completar nuestro equipo básico de supervivencia: una mochila, una tienda de campaña, un buen saco y una pequeña cocina de alcohol o gas son fundamentales.

El escenario lo eliges tú: al aire libre haciendo vivac, o pernoctando en un camping, refugio, albergue o agroturismo. Puedes elegir entre mar o monte. Nuestro país en verano dispone de una amplia red de infraestructuras tanto públicas como privadas. El clima es el más adecuado, mucho sol y poca lluvia.

Podemos recorrer el entorno más cercano, montes, parques naturales, la costa cantábrica, senderos PR y GR o rutas temáticas como el camino de santiago, la transpirenaica y la ruta de la plata. Además la posibilidad de subir la bici al tren o al autobús, nos permite ampliar nuestro radio de desplazamiento al resto del estado y con el interrail, viajaremos de manera económica por toda Europa, en donde las actividades físicas en la naturaleza están ampliamente consolidadas.

Ya en el siglo XVIII, Rousseau animaba a sus alumnos a recorrer el continente tras finalizar sus estudios. El conocía, el gran valor educativo del viaje en la formación integral de las personas. Así aprovecharemos el viaje y nuestro movimiento para algo más, para aprender de una manera reposada y tranquila, cuestiones relativas a nuestra naturaleza, historia, arte o costumbres, cumpliendo con el “Mens sana in corpore Sano”. Prepara el viaje a conciencia, usa guías, lee novelas, y traza una ruta, siguiendo la filosofía de “aprender haciendo” y “ponerse a hacer”.

Según Confucio, el viaje es un medio, nunca un fin. No hace falta machacarse, lo importante es disfrutar y aprender del camino. Nunca conoceremos un lugar sin bajarnos del coche. Pero para poder emprender un largo viaje primero es necesario dar un primer paso. Piensa en ese sitio que te gustaría conocer, después pon una fecha y empieza a “preparar” tu aventura.

Además, si vamos andando o en bici, no nos quitaran ningún punto del carné de conducir, a partir del 1 de Julio.